Skip links

Proyecto Agree

El objetivo del proyecto AGREE es impulsar inversiones en la modernización eficiente de la energía de edificios privados de viviendas residenciales en el País Vasco, a través del desarrollo y despliegue de mecanismos innovadores para la activación de la demanda y agregación, mejor gobernanza y soluciones de financiación personalizadas. El Departamento de Vivienda del Gobierno Vasco, en estrecha colaboración con tres ciudades vascas (Donostia-San Sebastián, Vitoria-Gasteiz y Basauri), IHOBE (Secretaría Técnica de la Red Vasca de Municipios Sostenibles, Udalsarea 2030, y Tecnalia codiseñarán e implementarán soluciones innovadoras para la modernización edificios de viviendas que daten de 1940-80, tanto desde el punto de vista de la eficiencia energética (fachada), como del de la accesibilidad (instalación de ascensor) en 3 proyectos piloto, movilizando una inversión de aproximadamente 8,5 M € y lograr la reducción de 250 toneladas de CO2eq/año de aquí a 2022.

Por qué es necesario

Los edificios son responsables de aproximadamente el 40% del consumo de energía y el 36% de las emisiones de CO2 en la UE. Actualmente, alrededor del 35% de los edificios de la UE tienen más de 50 años y casi el 75% del parque inmobiliario es energéticamente ineficiente, mientras que solo el 0.4-1.2% (dependiendo del país) del parque inmobiliario se renueva cada año. Además, a pesar de los costos de energía relativamente altos y crecientes en Europa y una amplia gama de opciones de tecnología y servicios disponibles, el mercado de edificios energéticamente eficientes las personas consumidoras no perciben las oportunidades de mejora rentables y técnicamente viables disponibles.

En las zonas de clima moderado del sur de Europa, donde abunda esta tipología de construcciones, el ahorro de energía no es percibido como una prioridad y, por lo tanto, no actúan como impulsores de la rehabilitación. Por lo tanto, es clave fomentar un enfoque integrado para la adaptación que incluye no solo la eficiencia energética, sino también una mejor accesibilidad y habitabilidad, y demostrar y comunicar de manera efectiva los beneficios de la adaptación energética en relación con la calidad de vida de los habitantes, más allá del ahorro económico en la factura energética.

El País Vasco tiene uno de los parques de viviendas más antiguas del sur de Europa. De hecho, el 57% de los edificios residenciales del País Vasco se construyó entre 1940 y 1980, antes de que se establecieran la regulación de la eficiencia energética en España.

De acuerdo con la estudio “Diagnóstico del parque de viviendas en el País Vasco” en 2012, la mayor parte de este parque no cumple con las condiciones adecuadas de eficiencia energética, ya que los edificios no tienen una envoltura térmica adecuada, ni un sistema de calefacción eficiente. Además, la mayoría de estos son edificios de apartamentos con más de 4 plantas (55%) y muchos carecen de ascensor.